Algo de nuestra Historia y nuestras creencias

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Hechos 1:8

L

a Primera Iglesia Presbiteriana Hispana es una iglesia evangélica, reformada en la doctrina, culto y práctica. Se organizó en 1981 bajo dos denominaciones Presbiterianas, y así se mantiene hoy como una “union Church” nacida de un pacto entre la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos y la Iglesia Presbiteriana Cumberland.

A la organización de esta Iglesia en 1981 le antecedió  la oración y el arduo trabajo de un grupo de hermanos y hermanas,  principalmente cubanos exiliados, que de manera itinerante se estuvieron reuniendo en diferentes lugares de la ciudad de Tampa. Después de que la Iglesia fuera organizada sus pastores fueron  el Rev. Manolo Rodríguez (hoy en la Presencia del Señor) Manuel Rodríguez fue un pastor de origen cubano que trabajo en diferentes Iglesias en Cuba antes de su salida definitiva, unos años antes de fallecer fue nombrado Pastor  Emeritus de la Iglesia Presbiteriana Central de la ciudad de Matanzas, Cuba. Al Rev. Rodríguez le siguió el Rev. Julio Travieso, también cubano,  que sirvió en la Primera Iglesia Presbiteriana Hispana de  Tampa por 24 años, hasta que se acogió a la Jubilación  en el año 2007, el Rev. Travieso es actualmente Pastor Emeritus de nuestra Iglesia y vive en la ciudad de Tampa Junto a su familia. En enero de 2008 la Iglesia comenzó su proceso de búsqueda de un nuevo pastor y durante ese tiempo un pastor interino, el Rev. Valdir Franca, brasileño, acompaño a la Iglesia en el proceso,  hasta que en octubre 1 de 2008 se hizo cargo del trabajo pastoral de la Iglesia el Rev. Alex Sosa, quien es nuestro pastor actual.

Afirmamos  el  Señorío universal de Jesucristo como el único salvador del mundo
Aceptamos las Escrituras como la Palabra infalible de Dios 
Afirmamos el llamado bíblico a llevar una vida santa.

element10

We affirm the universal Lordship of Jesus Christ as the only savior of the world
We accept the Scriptures as the infallible Word of God
We affirm the biblical call to holy living

Somos sólo un grupo de personas que reconocemos que somos pecadores imperfectos, que buscan a  un Dios Santo

Estamos formados por  una amplia gama de personas de distintos países, de todas las edades y orígenes sociales, con diferentes dones y habilidades. Aunque nuestro trasfondo cultural diverso es un sello que nos caracteriza, nuestra identidad está en aquel que nos creó de la nada,  que nos ha salvado a través de su único Hijo, al morir por nosotros y a quien llamamos Señor. Nuestro objetivo es adorar y aprender más acerca de nuestro Señor, así como tratar cada día de ser como él.

El foco central de nuestra adoración es Jesús, y buscamos proclamar su vida, muerte y resurrección.  Debido a que la Biblia es la Palabra de Dios, es nuestra autoridad final en todos los asuntos de la vida. La Biblia nos cuenta la historia del plan de Dios para redimir y reconciliar a la humanidad a través de la muerte de su único Hijo Jesucristo. En cada servicio, es leída y explicada por el pastor.

Como cristianos reformados tenemos un libro que llamamos “El libro de Confesiones”,  dentro de ellas tenemos la Confesión de Fe Westminster, la cual creemos  es una declaración precisa de las principales doctrinas de la Biblia. Esta confesión se originó en la Asamblea de Teólogos de Westminster fue convocada en 1643 en el Reino Unido, y fue adoptada en su totalidad por la Iglesia Presbiteriana de Escocia, de esa manera se extendió tras esfuerzos misioneros a los Estados Unidos y otras partes del mundo. Hoy creemos que esa confesión es parte de nuestra herencia teológica como Iglesia confesante.

Te invito a que visites la Primera Iglesia Presbiteriana Hispana de Tampa, así podrás conocer más acerca de nosotros!

¡Amando a Dios, amando a la gente, compartiendo la esperanza en Jesucristo!

element10

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

— Hechos 1:8