“Feliz Navidad”

Quiero referirme a este tema, recordándoles que esto no es una plataforma sectaria, ni representa el pensamiento de una Iglesia determinada, es solo mi opinión personal, la misma, por supuesto, enriquecida en el ejercicio del principio paulino y evangélico de “escudiñadlo todo y retened lo bueno”.

Los extremos no siempre son malos, pero son peligrosos y arriesgados. El amor “extremo” por ejemplo, es bueno, pero contiene su cuota de sacrificio, riesgo y peligro. A los seres humanos nos cuesta recurrir a nuestro punto de vista y defender lo que creemos, sin recurrir a los absolutismos tan propios de nuestro encendido lenguaje. Con las opiniones con respecto a las fechas tradicionales del cristianismo, podemos corroborarlo. En el caso de la Navidad, cada temporada, se suelta la interpretación del hecho. Están los que quieren hacer desparecer completamente, lo que para nosotros, es el significado central de la fecha, despojando el carácter espiritual que implica celebrar el nacimiento del Hijo de Dios. Entre otras cosas, se dice que al ser una fecha celebrada por creyentes y ateos, ya ha perdido su significado original, por lo que decir “Feliz navidad”, es ambiguo y sin sentido.

Están también los que son tan creyentes y tan “bibliocentricos”, que no es que no celebren la Navidad, sino que prácticamente no celebran nada. Estos dicen que como Jesucristo no nació el 25 de diciembre, ni mucho menos pidió que fuera celebrado su cumpleaños, sus seguidores no debemos celebrarlo. Aluden que se tomó el 25 de diciembre en los primeros siglos de la era cristiana, de un festival romano para celebrar nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno, por lo tanto es una celebración de origen pagana. Esta última afirmación se escucha mucho, en días como los pasados, con mucha contundencia, como si estuvieran haciendo un descubrimiento, dando la fórmula de masticar el agua o descubierto el agua tibia. Si de opiniones se trata también está una que dice que ya en el siglo III se celebraría el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, si realmente no fue en la era apostólica debemos reconocer que fue bien temprano.

La Navidad es una de las épocas más hermosas del año. Es una fiesta anual que conmemora un nacimiento. En casi todo el mundo el 25 de diciembre es un día para celebrar, generalmente muchos comercios cierran, así que no hay trabajo. Por lo que para una inmensa mayoría en el mundo, efectivamente la navidad es igual a vacaciones. ¿Es esto algo malo en sí mismo? Ese hecho solamente, convierte esa época en especial, nada como el descanso necesario, se dice que alguien que no descansa no puede decir que sea realmente libre. Todos tenemos derecho y necesitamos descansar de nuestros trabajos diarios, ¡Bendito sea Dios!. No entiendo por qué grupos beligerantes, sectas y cultos, se ponen tan frenéticos por las calles en esta época…?

Es largamente sabido que no nació Cristo el 25 de diciembre, esta es una fecha poco probable, pero celebramos su nacimiento como un acontecimiento. El evangelio según san Lucas 2:8-14, nos dice que los ángeles celebraron el nacimiento de Jesús. Es una hermosa tradición que los seres humanos recuerden sus fechas significativas, y si alguna persona es importante para nosotros, por supuesto que gustaríamos de celebrar su nacimiento. Incluso, mas allá de que esta persona nos pida que se lo celebremos o no. Hay de todo en la Viña del Señor. Si eres de los han escuchado mucho lo del “origen pagano” de las fechas navideñas, debes saber que no hay nada malo en celebrar la Navidad, ni muchas de las fechas que celebramos porque hayan tenido origen en una celebración precristiana, ya que hoy en día para nosotros eso tiene otro significado y muy diferente. Debo yo dejar de celebrar el 25 de diciembre la Navidad porque antes del siglo III se adorara en esa fecha al sol? ¡No señor!, como tampoco dejamos de usar el calendario Gregoriano los cristianos por que nombra los días de la semana y meses del año por los nombres de los dioses y diosas antiguos paganos. Esas fechas hace muchísimos años que perdieron su significado. Además, Jesucristo es el “sol de justicia” como se menciona en el libro del profeta Malaquías (4: 2). El cristianismo no nació en un mundo vacío, (ni aun el judaísmo) tuvo que abrirse paso en medio de religiones y tradiciones de todo tipo.

Por supuesto que toda la parafernalia comercial alrededor de la navidad es totalmente innecesaria. Luces, colores, lechón, ventas, regalos, pudieran opacar el mensaje que Cristo vino a traer al mundo, que debe ser la mejor manera de recordar su nacimiento y su vida. Debemos dar el significado que merece el acontecimiento, pero desde el fondo de mi corazón, espero hayas tenido regalos, ya sean materiales como espirituales, salud, que hayas podidos degustar una buena cena en compañía de tus seres queridos, porque este es tiempo para celebrar. what to ask a girl Hemos tenido muchas reuniones, estudios, celebraciones en este mes de diciembre, en todas ellas siempre el centro ha sido la Palabra de Dios que no puede pasar por alto para el creyente. Una reflexión seria sobre las implicaciones espirituales del acontecimiento tiene que regir cada momento en que nos encontremos como pueblo de Dios durante estas fechas.

Celebramos porque cuando el Evangelio nos cuenta el nacimiento de Jesús, no es cualquier nacimiento, es el cumplimiento del tiempo, es la encarnación de Dios mismo, es el camino a la salvación y redención de la humanidad.

Que tengas una feliz Navidad, Cristo tu  Salvador nacio!

Copyright © 2014 First Hispanic Presbyterian Church. All Rights Reserved.